1 de agosto de 2009

Disperso


Tuve un sueño disperso, donde intento conectar ideas, pero luego de tomar la cuatro diez y ocho para acompañar a MC al servicio técnico, caminar unos veinte minutos por una salsa de soja, almorzar pollo con papas fritas, aspirar todo mi departamento y digo mi, porque está a mi nombre, ordenar, limpiar, fumar unos cuatro cigarrillos, ver la luz, ¡si! esa luz, otras cosas más y sentirme cansada; a esta hora del día no logro recordarlo todo. Y es que la verdad, no importa que hora del día sea, porque pudo haber pasado diez minutos del sueño disperso y ya lo había olvidado, porque mi memoria es frágil y a veces puede ser conveniente, pero no cuando en el trabajo debo recordar que el módulo tres debe ser desocupado y cuando he caminado cuatro pasos, debo devolverme porque olvidé cual módulo era, eso no es conveniente.

Y es que aun no aprendo a despertar con la libreta metida entre los pechos, y claro porque no resultaría, usted ya sabe por qué, tendría que ser entre las piernas y es que probablemente cuando mueva mi mano hacia mis piernas el pensar en el acto de moverse olvide el sueño disperso, así que debo dejarla bajo la almohada, pero cabe mencionar que la almohada que me hizo tener el sueño disperso anoche, no era la almohada de siempre, así que repito, tuve un sueño disperso, que no recuerdo en su totalidad.



En casa de mi abuela pasan las cosas más singulares antes vistas, de esas que solo en mis sueños puede pasar. Me fue extraño entrar a cada cuarto y ver a mis progenitores haciendo de las suyas, cochinones!. Y aunque es tema frecuente con los amigos que es lo mas desagradable del mundo saber que tus padres al igual que tu, tienen sexo, hacen el amor, tienen orgasmos y no es tanto eso, sino que asumir abiertamente, que son o fueron igual de calientes que tu y ahí uno dice ¡¡que asco!! Menos mal que todo fue un sueño. Lo peor es haber visto a mis tíos y a mi primo y como no puede faltar en mis sueños algo medio pervertido, mi querido primo LM se pijaba a una prima once años menor que él.

Además a mi prima le hicieron una ampliación, no corporal obviamente incluso creo que no la necesita, su pieza estaba aparte de la casa, pero la cama le quedaba chica, yo me preguntaba ¿por qué las ampliaciones siempre son tan desagradables? Mucho frío o mucho calor. ¿No existe una forma artesanal de atraer el calor en invierno y atraer el fresco en verano? Bueno todo eso pasaba por mi mente cuando miraba que la habitación improvisada estaba en pie con palos de madera de dos por dos pulgadas y tenia ese fieltro que se supone que aisla pero eso es lo que me hacía estar pegada en la construcción, ¡¡¡que nada aislaba!!! Que estafa y pobre prima, la cama era muy chica para ella.

Estaba en clases, el escenario era como Mario Bros de Play Station y como olvidarlo lo he jugado dos veces y no paso de la primera escena porque soy pésima jugando Play Station y además me desagrada.
Aquí si que todo se expande tengo rostros de compañeras desconocidas en mi mente, muy lindas, una fiesta sorpresa o como si estuviéramos organizando algo ¡ah, te odio memoria! PE. era el maestro, pobre debe estar aburrido de trabajar hasta en mis sueños, Je crois… decía él, que la mejor opción era que ese pedazo de quequito lo comiera yo. ¿Y por qué? Comí una empanada, una sémola, tomé desayuno ¿por qué yo?. O sea, yo sé que mis siete días en cama con faringobronquitis me hizo bajar unos tres kilos, y es que ustedes no se imaginan lo difícil que es subir y lo fácil que es bajar cuando sufres de hipertiroidismo y además que te afecte en la memoria y muchas cosas mas, pero no es necesario que mis sueños se encargue de recordarme que estoy flaca, y menos tu PE, menos tu, no tienes derecho!

Así que terminó la clase y el se fue como siempre, yo quise hablar con él como siempre, lo fui a buscar como siempre, y cuando salí de la salita, en el caminito de tierra venía PE, yo lo observaba de lejos porque no pensaba seguirlo como siempre, yo hacia un puchero, le puse cara de una vez mas no vamos a hablar y sollozando veía como el junto a un obispo, me gesticulaba un ya vuelvo.

4 comentarios:

  1. Anónimo2/8/09 1:56

    Y se me olvidó mencionar que en la habitación ampliada, la cama pequeña esa tenía pulgas!!!!!!
    Y yo había sido atacada por ellas!!
    u_u

    -Clo

    ResponderEliminar
  2. Desearía poder acordarme tan bien de mis sueños, como tú de los propios.

    Creo que comenzaré a realizar ese ejercício. De ahí te cuento qué tal me va.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo3/8/09 0:29

    Hace bien, al escribirlos comienzas a conectar todo, como si cada cosa calzara con el momento, el día y los sentimientos.

    ResponderEliminar
  4. Qué envidia me produce la gente que recuerda tan bien sus sueños. Yo jamás me acuerdo de los míos :(

    Por si te apetece leer... hay una nueva actualización de mi blog.

    :D

    Un saludo!

    ResponderEliminar