8 de junio de 2010

Abejorros out




Hay que tener cuidado con ciertos bicharracos, insectos para ser más explícita abejorros. Son bellos, hermosos, lindos sus colores pero si se te meten por la nariz, los oídos, la boca o por los ojos te hacen mal, muy mal. Sobre todo si te quedas dormida en la alfombra de tu living, en primavera y solo sientes el zumbido que producen sus minúsculas alas al volar, ¿pero cuando los sientes internamente?.
Así que me desperté, me puse de pie de la alfombra y ahora tenía dos caras, la mía y la hinchada por una picazón de abejorro. Fui a hablar con mi vecina y le pregunto. ¿Tengo una picadura aquí? Y le mostré una parte de mi cara, ella pasmada, casi se le salen los ojos y me dice; si.
Así que luego de toda esa escena, encontré al dicho bicharraco y tenía una especie de cola entre las piernas, andaba a penas y arrepentido, yo lo perseguí para matarlo, pero como no mato ni a las moscas, no lo maté, le quité sus alas.

4 comentarios:

  1. que pesada, quitarle las alas es peor que matarlo...

    ResponderEliminar
  2. Diablos...
    y como uno siempre termina relacionando los sueños a algo que te quiere decir que pasará o ya pasó...
    solo espero que ese abejorro no sea alguien que me molestó internamente, saentí su zumbido constante, me picó, me dejó la cara horrible y luego lo perseguí para matarlo (nunca literal) pero finmallemte lo dejé sin alas... que es como sin vida igual.
    Que miedo.

    Yo no quiero eso :(

    ResponderEliminar
  3. ahora está como nosotros, sin poder volar.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/7/10 17:29

    que terrible que te corten las alas y no poder volver a volar......

    ResponderEliminar