7 de abril de 2010

No está bien




Me solicitaron que llamara por un teléfono público a (no lo recuerdo) para (no lo recuerdo), me entregaron cien pesos y me disponía a llamar, cuando P.E. se puso antes que mi, me miró, sonrió y ocupó el teléfono. Me puse a esperar y mientras conversaba con alguien me dio el ataque de ternura, ese que baja de vez en cuando y abracé a mi amiga tanto que le hice doler...cuando miré hacia atrás vi que estaba P.E. hablando aun y quise abrazarlo también.

- ¿te puedo abrazar?

No esperé respuesta y ya lo estaba haciendo, igual de intenso como abracé a mi amiga. Su olor era algo mágico me tuvo más tiempo de lo normal pegada a él y sin descaro lo olí y cada vez con más ansias y a su vez lo abrazaba más fuerte. ¿Qué estaba pasando? No lo sabíamos bien, pero se había vuelto en algo mutuo. Nos alejamos del teléfono y no sé en qué momento, ni quién dio el primer paso pero nos besamos y con algo de conciencia de lo que estaba haciendo confesé

- ¿por qué hacemos esto? Yo nunca te vi de esta forma, jamás te vi con ojos de deseo, nunca desee besarte, yo no desee esto.


Y él ya no tenía el rostro de P.E. sino de mi padre y un asco me bajó desde lo más interno por estar besando a mi propia sangre.

- ¡¡¡¡esto no está bien!!!!

1 comentario:

  1. Anónimo8/4/10 17:43

    Pero estirando el sueño y buscándole la interpretación que imagino que tu haces en tu propia cabesita es muy probable que eso fue porque en definitiva a esa persona quiza lo veias como un padre? Como alguien de quién aprender? Como un guía o algo asi...Saludos

    ResponderEliminar